Ventajas de la refrigeración por regasificación de Eco ice

Especialmente adecuado para aplicaciones autónomas

Transformador de frío dentro del sistema de GNL

Transformador de frío dentro del sistema de GNL

Las aplicaciones de GNL son un buen negocio actualmente en zonas mal dotadas de infraestructuras que no están conectadas a un sistema de suministro de gas. Aquí a menudo tampoco están disponibles grandes potencias instaladas. Por lo tanto, aquí la producción de bajas temperaturas con la tecnología convencional por compresor es un problema. Ya que la refrigeración por regasificación funciona prácticamente sin energía eléctrica, solo se requieren potencias instaladas pequeñas.

Adecuado para aplicaciones comerciales

La refrigeración por regasificación de Eco ice también es adecuada para aplicaciones en la refrigeración comercial. También pueden ser utilizados para sistemas con una capacidad de refrigeración inferior a 100 kW. Este ámbito apenas había sido atendido hasta ahora con la recuperación de frío mediante la regasificación del GNL.

Empleo en el campo de la congelación

A diferencia de otros sistemas de refrigeración conocidos, los cuales pueden ser operados sin compresores mecánicos, la refrigeración por regasificación de Eco ice es apto para temperaturas de uso de hasta -38 °C. Al mismo tiempo, también se pueden llevar a cabo usos que requieran un punto cercano al de congelación, o bien de climatización.

Funcionamiento silencioso

La refrigeración por regasificación de Eco ice no necesita compresores mecánicos. La única bomba para hacer circular la salmuera hace que el nivel de ruido sea muy bajo. La vibración de los compresores mecánicos, que es con frecuencia una molestia para los usuarios, no resulta aplicable a nuestro concepto de sistema.

Ahorra costes, es económico y duradero

Debido al uso de acero inoxidable en los componentes esenciales se asegura una alta fiabilidad y disponibilidad. La refrigeración por gasificación de Eco ice no tiene casi ninguna pieza móvil y por lo tanto está prácticamente libre de mantenimiento y es muy duradera.
Ya que solo se usa en este caso “frío residual”, que de todas formas se entregaría normalmente al ambiente, y no se utilizan refrigerantes que destruyan la capa de ozono o con potencial de calentamiento global, no necesita preocuparse de los costosos procedimientos de mantenimiento resultantes del reglamento de gases fluorados (Reglamento (UE) Nº 517 / 2014 sobre gases fluorados).